· SUR

0

SALIL SHETTY
Secretario General de Amnistía Internacional

El recién lanzado informe de Amnistía Internacional denominado Insecurity and indignity: Women’s experiences in the slums of Nairobi, Kenya , julio 2010, documenta como las mujeres y niñas que viven en asentamientos informales son afectadas de modo específico por la falta de acceso adecuado a instalaciones sanitarias. Muchas mujeres relataron a Amnistía Internacional que sufrieron diferentes formas de violencia física, sexual y psicológica y que viven sobre la amenaza constante de la violencia. La falta de vigilancia efectiva y de la debida diligencia del gobierno para evitar, investigar y castigar la violencia de género y ofrecer remedio efectivo para las mujeres y niñas, genera una situación en la que la violencia continúa en gran medida impune.

Nuestro Informe también registra testimonios de un gran número de mujeres y niñas que fueron violadas y sujetas a otras formas de violencia como resultado directo de sus intentos por encontrar o caminar hasta instalaciones sanitarias, afuera o próximas de sus casas. Las experiencias de esas mujeres demuestran que la falta de acceso adecuado a las instalaciones sanitarias y la falta de seguridad pública contribuyen significativamente para la incidencia y la continuidad de la violencia de género.

Kenia, sin embargo, se comprometió con la meta de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) relativa al saneamiento, pretendiendo reducir por mitad, entre 1990 y 2015, la proporción de las personas sin acceso sustentable al saneamiento básico. El país adoptó políticas hídricas y de saneamiento que con el fin de alcanzar los ODM y también los derechos al agua y al saneamiento. De hecho, esas políticas reflejan muchos principios de derechos humanos. Nuestra investigación demuestra, sin embargo, que todavía existen hiatos entre las políticas adoptadas por Kenia para cumplir con los ODM y sus obligaciones internacionales en materia de derechos humanos. Este caso demuestra también que las políticas gubernamentales para alcanzar los ODM no pueden ignorar la violencia de género o las barreras específicas enfrentadas por mujeres y niñas que viven en asentamientos precarios para acceder a niveles básicos de saneamiento.

Es por eso que la discusión en este número de la Sur – Revista Internacional de Derechos Humanos es tan importante y oportuna. Esas preocupaciones no son exclusivas de Kenia, y alrededor del mundo hay ejemplos que ilustran como los esfuerzos relacionados a los ODM son más efectivos cuando abordan las cuestiones de derechos humanos subyacentes y están dirigidos a beneficiar a aquellos grupos que enfrentan discriminación y marginalización.

En septiembre del 2010, los Estados miembros de las Naciones Unidas se encontrarán para negociar un plan de acción que garantice la realización de los ODM hasta el 2015. Con apenas cinco anos en frente, hoy es más importante que nunca que los derechos humanos sean colocados en el centro de ese plan de acción, de manera que se pueda hacer el marco de los ODM más efectivo para billones de personas que luchan para librarse de la pobreza y reivindicar sus derechos.

Los artículos en esta edición se enfocan en un conjunto de cuestiones relacionadas a los ODM. Éstos ilustran la laguna entre las metas actuales de los ODM y las obligaciones que emanan del derecho internacional de los derechos humanos, así como también describen brevemente algunos de los elementos esenciales que deben ser incorporados en cualquier marco global, nuevo o revisado, para tratar de la pobreza después de 2015. Espero que esta edición contribuya para las discusiones sobre la relación entre derechos humanos y ODM y que sea un recurso útil para los defensores de derechos humanos y otras personas preocupadas con estos temas.

Otro grande desafío para los gobiernos alrededor del mundo, se refiere a los abusos contra los derechos humanos cometidos por empresas o con su complicidad. Dos artículos en este número tratan de algunos desafíos y oportunidades relacionados a los derechos humanos en el contexto de actividades empresariales.

El presente número también incluye dos artículos generales que analizan el papel del Sistema Interamericano de Derechos Humanos y del Commonwealth en la promoción y en la protección de derechos humanos.

En 2004, tuve el privilegio de hablar en el Coloquio Internacional de Derechos Humanos de Conectas y de contribuir para el segundo número de la Revista Sur. Estoy extremadamente satisfecho por haber tenido la oportunidad de colaborar de nuevo con Conectas para producir este número de Sur en conjunto con Amnistía Internacional.

Queremos agradecerles por darnos esta oportunidad y también a todos los autores por haber contribuido con este número.

Espero que aprecien la lectura.